Lo que va de FINGUERPLUS a CIBARQ

25 10 2010

Acabamos de vivir en un periodo de apenas 15 días de 4 congresos y/o jornadas sobre sostenibilidad en ingeniería/arquitectura.

Las jornadas, las comentaré en otro momento porque entre otras cosas las organizamos en primera persona.

El Congreso FINGERPLUS, tuvo lugar en Mardid entre el 13 y 14 de Octubre pasados bajo el título de “FORO DE ECONOMÍA VERDE”. Un  numero elevado de Colegios Oficiales de Ingenieros y Arquitectos, así como empresas y organismos públicos relacionados con diferentes campos de la economía verde –no solo energéticos-, anduvieron debatiendo en torno a 14 mesas de debate que abarcaban temas dispares que iban desde el mix energético a las diferentes iniciativas pasando por la formación de los técnicos…

 

Es una pena que la organización optara por el modelo de mesas en paralelo que le obligan a uno a elegir entre temas de importancia, perdiendo la posibilidad de estar en todos los debates. Imaginamos que es motivo de economía de escala, economía, espacio y tiempo, lo que no impide que nos siga dando rabia limitar las audiencias.

En cuanto a las diferentes mesas, fue dispar tanto la formación de las mismas, como la participación de los ponentes o la discusión posterior. Un invariante fue la imposibilidad prácticamente de realizar preguntas o desarrollar debates entre el público dado que la amplitud de las mesas con 7 o más ponentes siempre acumulan retrasos significativos. Lo que a veces reducía el término de foro a exposición.

Respecto al contenido global se nota bastante el factor “ingenieril” del conjunto… (casi) todas las alternativas y propuestas presentadas tenían que ver con la aplicación de tecnologías eficientes, no con evitar tener que poner instalaciones.

Algunos pensamos que la instalación más eficiente es aquella que no existe porque es innecesaria.

Así, en edificación, dependiendo de las perspectivas, la energía es sólo un 30% del problema, existiendo otros aspectos que el medio ambiente y la sostenibilidad han de cuidar: el agua, la ocupación del territorio, compacidad, materiales, medidas pasivas….

Limitar el discurso a los COPs de las maquinarias parece eso: limitado.

El problema que pudiera existir es que las Instituciones oficiales se limitasen también en el planteamiento del problema y de sus soluciones.

Un dato importante fueron los diferentes análisis que se hicieron sobre los técnicos y profesionales que deberían liderar la sostenibilidad, sobre sus capacitaciones y su formación. De nuevo el problema se centró en los ingenieros –salvo honrosas excepciones- pero las conclusiones pueden ser de provecho para muchos otros campos.  Por un lado parece existir un déficit de expertos y técnicos en la UE dentro de uno de los pocos campos de la economía que está en crecimiento.  Así, se abre una ventana de oportunidad para los técnicos españoles si no fuera por el problema de la movilidad y los idiomas, algo en lo que según la opinión de los “head-hunters” parece que andamos bastante cojos.

Llama la atención al respecto la cantidad ingente de anglicismos que aparecen en todas las empresas, programas de formación, titulaciones, o departamentos y cargos en las empresas, como si existiera una incapacidad del español para acomodarse a ello. Menos mal que continuamente nos recordaron la potencia que es España y las empresas españolas en estas lides.

Y de Fingerplus nos fuimos a Cibarq 2010, encuentro organizado en Pamplona los días 21 y 22 de octubre por el Centro Nacional de Energías Renovables, CENER, bajo el lema –cómo no, también en inglés- “low carbon cities” (que traducido literalmente significa ciudades bajas en carbono). El formato en este caso estuvo más centralizado, siendo un foro único pendientes de las ponencias, a modo de charlas magistrales con un foro de preguntas al finalizar cada día. La pega es que como las ponencias acumulan retrasos, las mesas redondas se reducen peligrosamente.

Lo mejor de CIBARQ fue la selección de ponentes y la globalidad a la que se enfrentaron al problema, desde la ocupación del territorio, la tecnología, el análisis de cambios de los modelos sociales, la toma de datos y medición…

Nos parece muy importante entender que la solución al problema de la sostenibilidad, es decir el problema de SATISFACER NUESTRAS NECESIDADES (DE HABITAR CON DIGNIDAD) A DÍA DE HOY SIN PONER EN RIESGO LA POSIBILIDAD DE QUE GENERACIONE SFUTURAS LO PUEDAN HACER, no puede resolverse con la aplicación de sistemas de instalaciones complejas. Ha de ser un conjunto armonioso de diferentes estrategias en el que al final la tecnología no tiene por qué ser el eje y epicentro de las soluciones: los recursos hídricos, el urbanismo eficiente,  la adecuación de la normativa sobre consumo y/o aspectos legales de generación y distribución energética, las medidas pasivas en las envolventes, etc… no pueden desaparecer de los discursos o de los congresos como peligrosamente

La paradoja la podemos señalar en las palabras del físico norteamericano Stephen Selkowitz: “Podemos llegar a un nivel 0 de consumo, tenemos tecnología, conocimiento pero como sociedad no encajamos las piezas”… luego no es tanto un problema de tecnología sino de trabajar con la sociedad.

Anuncios